ROZALÉN

Basta con que seas hija de un ex sacerdote para que la prensa anticatólica te santifique. Esta “sacerdotisa del buen rollo” ya fue estigmatizada en su día por “El País”. Maldita la gracia, con minúscula por supuesto. Porque Rozalén vale mucho por lo que es y por lo que hace, independientemente de quien sea su padre o su padrino (que por cierto es Bono, el de Castilla-La Mancha, of course). 
María Rozalén tiene talento para que algún día sea el otro Bono (el de U2) quien la apadrine musicalmente. Es una bomba de riego, de frescura y vitalidad, que anoche puso patas arriba el Circo Price, en Madrid. En los Veranos de la Villa estuvimos a la fresca (es un decir) gente de todo pelaje, incluidos un ramillete de niños, a los que sus padres llevaron al concierto y que terminaron cantándole a las mujeres y a las hadas, valga la redundancia.
A María, además, la acompaña Beatriz Romero, una intérprete de lengua de signos que hace el espectáculo accesible a las personas con discapacidad, pero que, sobre todo, nos divierte y emociona a cuantos fijamos nuestros ojos en sus manos, o en su cuerpo entero que se convierte durante hora y media en todo un signo de interrogación.
Me gustaría preguntarles -soy periodista, lo siento- por los versos que se desprenden de sus canciones. Por esos tigres que a veces todos llevamos en los bolsillos. Por esas ochenta veces que al día me acuerdo de ti. Por la delicadeza y ternura con la que trató al niño con síndrome de Down que se subió al escenario.Y conversar sobre el celibato, que a María le parece una gilipollez, para que escuche otra opinión: la de que lo verdaderamente contracultural y alternativo hoy es hablar de abstinencia y de sexualidad responsable en una sociedad pansexualista.
Algún día se lo preguntaré, porque a Rozalén (y a Beatriz), si Dios quiere, les quedan muchos días de gloria. Conviene seguirles la pista. Estoy seguro de que serán referencia ineludible en el panorama musical español de los próximos años. Hay mucha carga de profundidad en el aparentemente superficial buenrrollismo que venden. Y hay que disfrutar y compartir cuanto de bueno tienen, que estamos muy necesitados de verdadera alegría. A ver si, como dicen en sus canciones, nos salen arrugas en las comisuras de tanto reír.

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to ROZALÉN

  1. Juanma says:

    Extraordinario y fesquito … de lo mejor del día …. gracias y me encanta pues coincidí con Cristobal, el padre de la cantante, María y siempre he guardado el mejor de los recuerdos de él … un tipo genial.

  2. Pingback: MILES | lavidaeshuella

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s